Creencias. ¿Qué son? ¿Cómo nos limitan? ¿Y tú? ¿De quién eres?
16224
post-template-default,single,single-post,postid-16224,single-format-standard,qode-lms-1.0.1,qode-social-login-1.0.1,qode-membership-navigation-over-title,woocommerce-no-js,et_bloom,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

😱 Creencias… ¿Y tú de quién eres? 🔥 ON FIRE 🔥

En un artículo anterior estuvimos hablando un poco de qué era el Marketing. De hecho, estuve mencionando que había cantidad de reflexiones en las páginas a las que había acudido para documentarme, que me dejaban así como con el «culo torcido» como dice un gran amigo, cuando explicaban qué era el Marketing porque ninguna lo definía y sin embargo sí se atrevían a decir qué no era. ¿Y se puede empezar a definir las cosas diciendo qué no son?

Pues yo pensaba que no se debía empezar a definir algo explicando qué no es. Pero bueno, gente que piensa mucho opina lo contrario. Y me puse a analizar por qué leñe es así. Por qué leñe se debe empezar diciendo qué no es. Así que vamos a definir qué no es el Marketing, porque no lo dejamos claro en el anterior post… Y resulta interesante tenerlo claro porque en este artículo vamos a ver cómo las cosas que nos creemos nos hacen reaccionar de una forma u otra en nuestro día a día. Resulta curioso como lo que creemos define el contexto en el que nos movemos y vivimos. Luego lo comentamos, de momento aclaremos qué no es el Marketing porque nos va a servir muy bien para ilustrar el ejemplo que nos permitirá hablar de las creencias.

¿Qué no es Marketing?

 

Pero qué demonios… tenían razón al plantear desde el inicio de todo documento que he revisado, que la base de la pregunta debería ser qué no es. Y ¿sabes por qué? No te lo digo yo, ¡eh! Que te lo dice Bob. Uno de los pensadores más grandes del Siglo XX. Bob Dylan.

A veces no basta con saber qué significan las cosas.

A veces, hay que saber qué no significan.

(Bob Dylan)

 

Y lejos de tratarse de una Bob-ada, (Chistaco fácil, sorry) vi claro este razonamiento y te lo explico.

 

Cuando le preguntas a personas no iniciadas, que no están metidas realmente en el mundillo de la comunicación y online (por desgracia incluso a aquellos que sí lo están) qué es Marketing, se encuentran respuestas del tipo…

  • Crear necesidades a los consumidores
  • El marketing son herramientas para incrementar ventas
  • Es Publicidad
  • Vender humo y mentir (estos son los más radicales… pero haberlos hailos)

Y es divertido para alguien que ha trabajado en Marketing durante los últimos 20 años, encontrarse estas creencias. Bueno, divertido y a veces reconozco que me causa frustración que compañeros de profesión permitamos que mucha gente piense así… En fin.

 

¿Hacia dónde ?

 

Pero más allá de lo que hemos permitido que piense la gente o más allá aún de la creencia de que algo es o no correcto, estamos ante creencias limitantes que tienen una buena miga a comentar si bajamos a analizarlas un poco más.

 

¿Por qué es importante saber qué no es? Creencias.

 

Si tienes algún conocimiento de psicología querido lector (y si no, te lo digo) sabrás qué son las Creencias y qué sucede con ellas.

 

Las creencias son estados de la mente en la que el individuo da por verdadero un conocimiento o experiencia acerca de algo. Básicamente dar por cierto algo tengamos o no evidencias de ello.

 

Esto sucede constantemente y estas creencias conforman el cómo vivimos. Además, existe un desenlace de cómo las creencias conforman el contexto en el que nos movemos y te lo explico a continuación.

 

Cuándo se tiene una creencia o un pensamiento /convicción de que algo es así. Esta creencia o pensamiento desemboca en una emoción. Y ¿qué ocurre con las emociones? Pues bien, las emociones llevan consigo aparejados comportamientos y acciones. Y sin lugar a dudas, descendiendo otro peldaño, podemos afirmar que los comportamientos y las acciones acarrean realidades. Uf, que adusto. Está bien, ejemplo:

Imagina que alguien que te conoce bien, a quien quieres y respetas te dice que eres una mala persona. (Es importante que sea alguien a quien respetas y/o aprecias porque esas palabras debes creértelas). O también puedes decírtelo a ti mismo… ¿Qué sucede? Estoy convencido, si no eres un sociópata, que sentirás angustia en mayor o menor medida e intensidad. Yo particularmente, pensando que pueda ser mala persona, siento un malestar en la boca del estómago. Una angustia que me hace daño.

 

 

Si seguimos con los pasos: esta emoción, angustia, se ve reflejada en unos comportamientos. Acciones que llevamos a cabo y que conforman nuestro quehacer. Ya me predispone a caminar algo contraído. Con los hombros caídos y molesto. Además esta angustia me hace sentir a disgusto y reaccionar acorde. Mostrándome arisco y enfadado con la gente que está a mi alrededor… lo que termina de construir una realidad en la que me convierto en alguien asocial… Bueno, no sigamos porque parece que queda claro y al final me voy a venir abajo construyendo una realidad que no es. J Si no queda suficientemente claro, deja un comentario y seguimos aclarándolo.

 

Siguiendo esa pequeña pauta, imagina qué realidad construyes cuando piensas así del Marketing. Y más interesante aún, qué éxito pretendes alcanzar con tu proyecto / empresa si tienes ese pensamiento sobre las herramientas que te ayudan a construir una estrategia y te facilitan el darla a conocer. Puffff. Ya te lo digo yo… jarro de agua fría.

 

Consciente, Inconsciente , Subconsciente… ¿Quién manda aquí?

 

 

Eso se debe principalmente a que nuestras partes Consciente e Inconsciente no están siempre alineadas. Y ya sé que parece obvio y que lo suyo sería pensar que si te fijas una menta o un objetivo, es fácil que la mente consciente y la mente inconsciente se pongan de acuerdo. Pero no es así. Para que te hagas a la idea, la mente inconsciente es la que dicta y distingue en cuestiones tan interesantes como… Cómo es tu vida en las relaciones (de pareja, familiares, amistades…) tu relación con la economía (dónde trabajas, cuánto ganas, calidad de vida…) Pues todo esto está determinado y es creado por la parte subconsciente. Todas las creencias que se han ido conformando a lo largo de nuestra vida, son los programas y programaciones que establecen cómo somos y cómo nos relacionamos con el mundo y con la vida. El Cerebro es bastante vaguete.

 

Esto ya te lo conté en el artículo de las compras racionales… por los coj🤬 🤬 🤬 <. Pues bien, si tenemos en cuenta que el cerebro tiende a automatizar y recrear las cosas, pues mira, blanco y en botella. La automatización va a hacer que tu mente inconsciente rechace todo lo que resulte nuevo. Se acomoda y hace que tu realidad circule en base a lo que inconscientemente crees, para que tu realidad sea siempre homogénea.

 

Va a ser tu parte consciente la que te va a ayudar a fijar un objetivo. Pero no es la única que puede llevarte hasta allí. Tenlo en cuenta. Para conseguir alcanzar esas metas, esos objetivos, tienes que conseguir alinear ambas. De no ser así, no vas a lograr esas metas.

 

Hay que tener muy en cuenta que la mente inconsciente o el subconsciente representa casi el 95% de tu mente. Mientras que el otro 5% es la mente consciente. Pufff, ¿crees que controlas el rumbo de tu vida al 100%?

 

 

 

 

Por suerte para todos, nuestro cerebro tiene una característica que se llama plasticidad, quiere decir, que puede aprender, re-aprender, actualizar y modificar los datos que tenemos a lo largo de nuestra vida.

 

No es moco de pavo, ¿verdad?

 

¿Cómo identifico estas creencias?

 

 

¿Y por qué necesito saber esto? Pues sencillamente porque inconscientemente puedes tener creencias que limitan tu capacidad para trabajar con el marketing o emplearlo correctamente a la hora de apoyarte en él para potenciar la estrategia de tu negocio o proyecto. Es algo así como verte obligado a colaborar con el que piensas que es el abusón de la clase en un trabajo del cole. Bueno, lo hago, pero a regañadientes, porque es una persona con la que no quiero colaborar. Aquí se ve claramente que tienes un juicio sobre esa persona. Pero ¿qué ocurre cuando no sabes lo que realmente piensas de algo? Pues puedes averiguar si tienes algún tipo de creencia a este respecto. Es sencillo.

Párate a identificar los pensamientos negativos que tengas. Al cabo del día nos hablamos a nosotros mismos unas 50.000 veces. Son un montón de diálogos…  Pues resulta que más del 75% de las veces, esos diálogos contienen mensajes negativos. Quizás podrías pararte a identificar algunos.

Toma papel y lápiz y escribe esos pensamientos negativos que tengas. O tómate un ratito para escribir en un papel qué es para ti el Marketing. Identifica qué connotaciones le das y los juicios que emites. Te darán pistas sobre lo que realmente piensas en tu fuero interno e inconsciente. Y ¿una vez detectadas? Lo primero es tomar consciencia. Escribirlas y darte cuenta es el primer paso. Te permitirá cuestionarla y finalmente derribarla. No es un trabajo fácil. Pero sí alcanzable.

 

¿Y a ti? ¿Qué creencias te asaltan? ¿identificas qué es para ti el Marketing? ¿Esta opinión es positiva o negativa?

¿Tienes algo más que decir o añadir a este artículo? Me encantaría leerlo. 🙂

Ah! Estaría bien que nos dejaras, no sólo un comentario, sino una votación de lo que te ha parecido este artículo. Así nos das una palmadita en la espalda y nos animas a seguir. 🙂

 

[Total:2    Promedio:5/5]
Jo! Aún no ha comentado nadie

Pon un comentario!

Pin It on Pinterest